Los dulces navideños españoles más tradicionales

dulces de navidad

Cuando pensamos en repostería se nos suele hacer la boca agua, y más en estos días de Navidad. Hoy os traemos los más tradicionales dulces navideños de España. Placeres y caprichos de nuestra gigante cultura culinaria:

Polvorón.

El polvorón es uno de los dulces más típicos en estas fechas. Hecho con harina de trigo tostado, manteca de cerdo y almendras molidas. Su mayor producción se centra principalmente en Estepa, Sevilla. Hay algunos que afirman que su origen se encuentra en dicha localidad, sin embargo, muchos otros la localizan en Antequera. Éste proviene de siglos atrás, concretamente del XVI, debido a un excedente de trigo y manteca de cerdo. Se le denomina polvorón por su tacto arenoso.

Turrón.

El alimento navideño por antonomasia, tiene una gran cultura y tradición en nuestro país; todos conocemos los famosos turrones elaborados en Jijona, Alicante. Desde sus inicios, en el siglo XVI, principalmente se elaboran dos tipos de turrones, el duro y el blando, aunque hoy en día hay muchísimas variedades de turrón. Se gesta con miel, azúcar, almendras y clara de huevo.

Mantecado.

Muy parecido al polvorón, el mantecado es otro dulce de gran relevancia durante la época navideña. Proviene mayoritariamente también de la localidad andaluza de Estepa. La mayor diferencia entre uno y otro, es que en el polvorón encontramos almendras y se consume exclusivamente en Navidad, mientras que el mantecado se consume en muchas provincias españolas durante todo el año. La consistencia de los mantecados y polvorones es diferente. El polvorón viene tradicionalmente envuelto en papel y se suele aplastar previamente para que no se deshaga al abrirlo. En cambio el mantecado lleva mucha menos harina y además posee clara de huevo, que actúa como aglutinante, lo que evita que se desmenuce como el polvorón.

Mazapán.

Otro producto navideño es el mazapán. El origen del mazapán (masa de pan) es algo difuso, se cree que proviene de un origen árabe e, incluso, chino. Se pondría en la corriente popular en el convento de San Clemente, en Toledo, cuando las monjas elaboraron este producto para alimentar a una hambrienta población con los productos que tenían en la despensa: almendras y azúcar.

Peladilla.

Proveniente de Alcoy y Casinos, en la Comunidad Valenciana. Esta almendra confitada agrada a más de un paladar durante estas fechas.

Rosco de vino.

Elaborado con un toque de vino, el rosco de vino es otro hermano más de estos dulces navideños. Proveniente principalmente de la localidad de Málaga, se compone de harina, mantecado de cerdo, almendras, canela, ajonjolí, anís, clavo y vino dulce.

Hojaldrina.

Este peculiar dulce relleno de capas de hojaldre es otro indispensable de la gastronomía navideña. Grasa de cerdo, harina de trigo, azúcar, zumo de naranja y vino son los principales ingredientes de la hojaldrina. Seguro que muchos de nosotros la reconocemos por su productora, la empresa Productos Matas. Nacida en un pueblo de Jaén, Alcaudete, trabaja desde 1927 distribuyendo este dulce por medio mundo.

Roscón de Reyes.

El roscón de Reyes es característico de la víspera o, incluso, del mismo día de los Reyes Magos. Este bollo dulce decorado con frutas confitadas y relleno de nata montada o crema proviene de la cultura romana. Durante la época romana, en los días venideros del solsticio de invierno se elaboraban tortas redondas en cuyo interior escondían un haba y se repartía por igual entre todos los plebeyos. Al afortunado que le tocara el haba sería nombrado rey de reyes durante un corto periodo de tiempo. Esta tradición perdura hasta el día de hoy con el roscón de Reyes.